Madrid censura el cartel de 'Diario de una ninfómana'

La Empresa Municipal de Transportes se ha negado a promocionar la cinta en los autobuses y marquesinas por considerarla provocativa y de 'dudosa legalidad'.
El director de la película, Christian Molina, encargado de diseñar el cartel, no ha dudado en afirmar que este veto es propio del franquismo. Cuando recibió la negativa de promocionar el filme en los autobuses decidió hacer una segunda versión, pero también fue rechazada. Entonces apostó por poner un cartel en blanco en la que sólo se leyese el título de la película, pero tampoco hubo suerte.
"Llegué a la conclusión de que lo que les molestaba era la palabra ninfómana. Si el filme se titulara 'Diario de un asesino' no pasaría nada", se lamentó Valeria Tasso, la autora del libro en el que está basado esta producción española. Al final, el realizador ha decidido mantener el cartel original.
Molina ha reconocido que en todas las ciudades le habían puesto pegas para incluir la publicidad en las vallas de ámbito público, pero sólo ha sido Madrid la que se ha negado definitivamente.
El Ayuntamiento de la capital también ha dado su versión. Según el vicealcalde, Manuel Cobo, la Empresa Municipal de Transportes remitió el anuncio a Autocontrol de la Publicidad, un organismo que valora todos los anuncios (incluidos los de la televisión y prensa) antes de que se emitan. El organismo estimó que el cartel de 'Diario de una ninfómana' debería llevar el indicativo de que la película solo es apta para mayores de 13 años. Según su versión, la productora rechazó esta propuesta.
Sin embargo, el director ha declarado que no tiene conocimiento de estos hechos;: "No me consta esa proposición", dijo. "Además, en el caso de que sí la hayamos recibido, nos lo dicen con dos días de plazo, cuando no hay tiempo de hacer otro cartel".